Mostrando 1319 resultados

Descripción archivística
Imprimir vista previa Hierarchy Ver :

979 resultados con objetos digitales Muestra los resultados con objetos digitales

01. Anarquistas

  • AR BACPM CPM-EIA-COL-Col01
  • Unidad documental compuesta
  • 1931 - 1951
  • Parte deCPM

Apenas se gestaron las primeras organizaciones anarquistas, desde las últimas dos décadas de siglo XIX, la calle fue el escenario de la acción política contra el estado oligárquico argentino, que disfrutaba de los dividendos del modelo agroexportador. El anarquismo se convirtió en un auténtico problema de Estado, orientando las fuerzas del orden y la represión a desestabilizar cada uno de sus actos y su poder de convocatoria. La colección fue prologada por Ramón Tarruella y está conformada por los legajos de la Mesa C números 20, 25 y 28. Hay documentos originales de la Federación Anarco Comunista Argentina fundada en La Plata en 1935 y distintos informes sobre actos anarquistas.
Desde que el Estado argentino se organizó a nivel nacional bajo una constitución y con las fronteras definidas, decidió ocupar las tierras deshabitadas, ya que justamente de la tierra se recaudaban los principales dividendos. La exportación de carnes y de cereales necesitaba peones para las cosechas y el cuidado de las vacas. El estado argentino entonces estimuló la inmigración europea.
Sin embargo, en la agenda estatal hubo algunos imprevistos. Primero, los inmigrantes llegaron de zonas rurales de países como España e Italia, y no de la Europa anglosajona e industrial. Por otra parte, en su mayoría, se concentraron en las grandes ciudades del país, como Buenos Aires, Rosario y La Plata. Y lo mas inesperado, y problemático, fue la ideología con que llegaron los inmigrantes. Entre esa masa de extranjeros se filtraron así autores jamás leídos en nuestro país y formas de protestas inéditas. Así llegó el anarquismo.
Cada local anarquista debía reunir dos requisitos: un lugar para la biblioteca y una imprenta. Los primeros anarquistas se dedicaron a la difusión de las ideas de Bakunin con los primeros periódicos de izquierda editados en el país. Desde la década de 1880, y con mayor ímpetu en los años siguientes, la prensa anarquista ganó un lugar en los sectores pobres urbanos. En junio de 1897 comenzó a editarse “La Protesta Humana”, que seis años después se llamó “La Protesta”, uno de los periódicos anarquistas mas importantes del mundo. La prensa inicial se editaba en diferentes idiomas, por ejemplo, en francés, italiano y alemán.
Con el aumento del flujo inmigratorio y la difusión de la prensa, los últimos años del siglo XIX presenció una actividad sindical inédita. En 1887 se fundó el primer sindicato anarquista argentino, perteneciente a los panaderos. El 1º de mayo de 1890 se conmemoró el primer acto por el Día Internacional del Trabajador, con participación íntegra de anarquistas y socialistas. Un dato que refleja la condición cosmopolita de las ciudades: el mismo discurso se realizaba en distintos idiomas. El 25 de mayo de 1901 se fundó la FOA (Federación Obrera Anarquista) que tres años después pasó a llamarse la FORA (Federación Obrera Regional Argentina), la central sindical mas importante del período.
La respuesta del Estado no se hizo esperar. En 1902 promulgó la Ley de Residencia, por la que se permitía la deportación de los inmigrantes catalogados de peligrosos. Desde el anarquismo, la ley se tomó como una provocación y la actividad anarquista creció. En 1910, en el contexto de la celebración del Centenario de la Revolución de Mayo, el Estado redobló la represión y dictó la Ley de Defensa Social, por la que se prohibía el ingreso al país de extranjeros con antecedentes políticos.
La actividad anarquista se concentró en sindicatos mas bien urbanos, trabajadores de talleres manufactureros, como imprenteros, sombrereros, canillitas, panaderos. En las zonas rurales no tuvo demasiado eco, si bien hubo represiones brutales como en 1920 y 1921, en la provincia patagónica de Santa Cruz.
Hacia la década del ´30 la actividad sindical mermó, en parte debido a la política represiva que apenas disminuyó en el gobierno democrático del radical Hipólito Irigoyen (1916-1922 y 1928-1930). En parte también por las diferencias internas del anarquismo que en los congresos salían a la luz. De un lado, estaban los “sindicalistas”, que planteaban la lucha por medios pacíficos, en la calle y en los lugares de trabajo(huelgas, barricadas). Del otro, los expropiadores, la facción violenta, donde el atentado individual y los robos a las grandes compañías y a los ricos se justificaban como acto de justicia. Esta última tuvo su golpe final con el asesinato, en público, del italiano Severino Di Giovanni, en 1931, un líder de bandas armadas con importantes asaltos en la ciudad de Buenos Aires.
Los documentos de la DIPBA se remiten a una época en que el anarquismo había perdido su capacidad de movilización. En los años ´30 y más aún en los ´40 creció el trabajo urbano en la mediana industria, virgen de sindicatos y de militancia, lo que el peronismo una vez que llegó al poder, en 1946, supo aprovechar.
La represión posterior a los años ’30 respondió a un acto reflejo del Estado, y no así a la peligrosidad concreta del anarquismo. En la década del ´30 se reprimió a los sindicatos y partidos de izquierda por ideología mas que por la contundencia de sus actividades. El peronismo, por su parte, mostró una preocupación por actividades localizadas, puntuales, y controló como a toda facción opositora.
Los documentos contienen datos de los congresos como la FACA (Federación Anarco Comunista Argentina), fundada en la ciudad de La Plata en 1935, actualmente la FLA (Federación Libertaria Argentina), o bien de actos puntuales. Los documentos permiten, por un lado, analizar las formas de control estatal y por otro, el vocabulario del anarquismo argentino, intacto, como en sus años de mayor actividad.

Comisión por la Memoria de la Provincia de Buenos Aires

Entrega 1

  • AR BACPM CPM-CC-COL-Col18-TE1
  • Unidad documental compuesta
  • 1932
  • Parte deCPM

Documentos de la Federación Obrera Regional Argentina de la ciudad de Mar del Plata del año 1932. Los documentos que componen el legajo anteceden al Archivo y fueron heredados de otras dependencias policiales afines a la DIPPBA. La FORA, de orientación anarquista, fue creada en el año 1901 y tuvo gravitación en el ámbito obrero hasta la década del 30.

18. Trabajadores en la mirada de la DIPPBA

  • AR BACPM CPM-CC-COL-Col18
  • Unidad documental compuesta
  • 1932 - 1994
  • Parte deCPM

Desde las huelgas anarquistas en los años 30 hasta la lucha contra las privatizaciones en la década del 90, el mundo del trabajo ha sido minuciosamente registrado por la Dirección de Inteligencia de la Policía de la Provincia de Buenos Aires (DIPPBA).
El protagonismo que la clase trabajadora asumió en el siglo XX por su lugar en la estructura económica –fundamentalmente a partir del proceso de industrialización por sustitución de importaciones- lo impulsó como sujeto social y político activo, relevante, que terminará de consolidarse a partir del surgimiento del peronismo.
El derrocamiento de Juan Domingo Perón en 1955, las políticas de proscripción del peronismo y los intentos represivos en general de “desperonizar” la sociedad y a la clase obrera en particular, no consiguieron modificar ese lugar alcanzado por los trabajadores en la puja distributiva. La continuidad del modelo industrializador –aunque con otras características- lo mantuvo como un actor ineludible en la dinámica económica social y política de los sucesivos gobiernos.
La última dictadura militar cambió drásticamente este escenario: comenzó un proceso de desindustrialización e instauró un nuevo patrón de acumulación basado en el capital financiero. La clase trabajadora fue sometida a un brutal proceso de disciplinamiento a través de la disolución e intervención de sus organizaciones sindicales, y con el secuestro, la desaparición y muerte de miles de trabajadores.
La política de desmantelamiento del modelo industrial terminó de consolidarse durante la década del 90 con los gobiernos de Carlos Menem que dejaron un país con altísimos porcentajes de desocupación y de precarización laboral.
El movimiento obrero –ya sea en momentos de avances en las conquistas laborales y salariales como en momentos de retrocesos y embates- continuó organizándose, llevando adelante planes de lucha o resistiendo. A lo largo de casi todo el siglo XX tuvo una intensa participación en la vida política, social y económica del país. En el Archivo de la DIPPBA se pueden encontrar detallados informes de inteligencia sobre asambleas gremiales, conflictos, elecciones sindicales, volantes, boletines, fotografías, videos de actos y manifestaciones. Muchos de estos documentos –que paradójicamente no pudieron conservar los propios protagonistas a causa de la represión- hoy pueden contar esa historia a través de este archivo.
La selección documental que compone esta entrega, reúne documentos que dan cuenta de parte de ese recorrido. Buscamos acercarles algunas experiencias de lucha obrera en distintos momentos históricos de nuestro país, tanto desde la voz de los propios trabajadores, a través de volantes y boletines de huelga, así como desde la perspectiva de la inteligencia policial.
Los documentos fueron agrupados a partir de diferentes ejes y cronológicamente: 1932. Anarquistas y la Federación Obrera Regional Argentina. 1956: los trabajadores peronistas bajo “la libertadora” . 1959: Los trabajadores como agitadores, terroristas y saboteadores. Sindicato de la carne. Swift y Armour. 1969. Cordobazo Volantes de 1975. 1979. Jornada nacional de protesta . 1994. La Marcha Federal
*

Comisión por la Memoria de la Provincia de Buenos Aires

Mesa C

La Mesa C (Comunismo) reúne información sobre personas, organizaciones y actividades calificadas por la DIPPBA de comunistas. Parte de la documentación contenida en esta mesa corresponde a material producido por organismos anteriores a la DIPPBA, y heredado y utilizado por ésta, como lo fueron los prontuarios de Referencia Especial (R.E.) y Orden Social Especial (O.S.E.).

Personas

Estas fichas pueden ser generadas por cualquiera de las mesas de trabajo, y pueden contener fichas que indican apellido, nombre, legajo, filiación, fecha y lugar de nacimiento, estado civil, nombre del cónyuge, matrícula, D.M., C.I.N., domicilio, profesión, instrucción y antecedentes sociales. Suele tener anotaciones como: la fecha en que se redactó la ficha y la mesa y factor en el que está el/los legajos vinculados. Orden alfabético.

Mesa F

La Mesa F comprendía el fichero general, dentro del cual se pueden diferenciar los ficheros de Personas y el de Rubros. Las fichas se encuentran archivadas alfabéticamente y cada una remite al legajo o a los legajos que refieren a dicha persona, entidad, rubro, etcétera.

Dirección de Inteligencia de la Policía de la Provincia de Buenos Aires

  • AR BACPM DIPPBA
  • Fondo
  • 1937 - 1998

La mayor parte de la documentación del fondo es la que pertenece a la División Central Registro y Archivo, cuyas fechas extremas son 1937-1998. Esta documentación era producida en gran medida en las delegaciones que la DIPPBA tenía en las distintas localidades de la provincia de Buenos Aires. Estas la clasificaban a partir de “factores” y luego la remitían a la DIPPBA Central, donde la información se reunía, procesaba y clasificaba para su utilización, dividida en “mesas de trabajo”. Las Mesas con mayor documentación son: Mesa A (factores estudiantil, político y comunal), Mesa B (factores gremial y económico), Mesa C (comunismo), Mesa DS (delincuente subversivo), Mesa Referencia, Mesa De (factores religioso y social).
Un fichero onomástico con 217 mil fichas es la puerta de entrada para la localización de la documentación.
Los tipos documentales más frecuentes que se encuentran al interior de los legajos (principal unidad documental) son: informes de inteligencia; memos -que reflejan la comunicación entre los distintos organismos de inteligencia-; fichas- personales o temáticas; fotografías y recortes periodísticos, entre otros. Por otro lado, existe una gran variedad de tipos documentales generados por los diversos “sujetos vigilados” y que fueron objeto de secuestro o “sustracción” de parte de alguna de las fuerzas: panfletos, volantes, fotografías, entre otros.
La documentación producida por la División Medios de comunicación social está en diversos soportes de audio, video y papel.

DIPPBA

División Central de Documentación, Registro y Archivo

La documentación de la División Central Registro y Archivo era producida en gran medida en las delegaciones que la DIPPBA tenía en las distintas localidades de la provincia de Buenos Aires. Estas la clasificaban a partir de “factores” y luego la remitían a la DIPPBA Central, donde la información se reunía, procesaba y clasificaba para su utilización, dividida en “mesas de trabajo”.
El “Archivo de la DIPPBA” no está organizado a partir de “legajos” personales o prontuarios. Lo que predomina y articula su organización es el registro a partir de organizaciones. El ordenamiento de esa información se basa en “mesas” de carácter temático . Al interior de cada mesa se encuentra, físicamente, entonces, un primer criterio o división de agrupamiento y clasificación: los “factores”, ya establecidos en las delegaciones.
Dentro del factor, en algunos casos, encontramos “carpetas”. Se trata de unidades de ordenamiento de la información al interior de la mesa que aseguran la clasificación del material. Las carpetas no responden a una lógica única. Existen carpetas creadas de acuerdo a un criterio geográfico (por localidades) y carpetas temáticas .
El denominado “legajo” es la unidad documental mayoritaria del fondo y tiene diversas extensiones, características y lógicas de elaboración que responden a los distintos procedimientos administrativos seguidos por cada “mesa”. Por ello, en el cuadro de clasificación los legajos están ubicados en las series . Dentro de los legajos encontramos los documentos producidos por la DIPPBA, ya sean los elaborados por esta institución o aquellos recolectados o secuestrados, que se adjuntaban y utilizaban como evidencia de las afirmaciones de los informes.
Los tipos documentales más frecuentes son: informes de inteligencia; memos -que reflejan la comunicación entre los distintos organismos de inteligencia-; fichas- personales o temáticas; fotografías y recortes periodísticos, entre otros. Por otro lado, existe una gran variedad de tipos documentales generados por los diversos “sujetos vigilados” y que fueron objeto de secuestro o “sustracción” de parte de alguna de las fuerzas: panfletos, volantes, fotografías, entre otros.

DIPPBA

Colateral

Carpetas 1 a 4, legajos numerados clasificados temáticamente sobre diversas entidades, agrupaciones, ligas, uniones, federaciones vinculadas al comunismo. Cada legajo es sobre una localidad y algunos sobre varias. La documentación de la década del 30, es correspondencia mantenida entre la División Investigaciones y la Sección Orden Social Especial.

Los tipos documentales más frecuentes son: memos, informes de inteligencia, volantes, fotografías, publicaciones, entre otros.

Resultados 1 a 10 de 1319